Saltar al contenido principal

Las ventajas de las cámaras wearable llegan a la asistencia sanitaria y Retail con la AXIS W110 Body Worn Camera

5 minutes read

El uso de cámaras corporales está más que consolidado entre las fuerzas del orden y los segmentos relacionados con la seguridad, ámbitos en los que se utilizan sobre todo para disuadir conductas inapropiadas y recabar pruebas de primera mano para utilizarlas ante un tribunal. Pero sus ventajas podrían tener también un efecto muy positivo en otros sectores como la asistencia sanitaria y Retail. 

Sin embargo, no existe la percepción de que las cámaras corporales puedan ser útiles más allá de los agentes de las fuerzas del orden. Las cámaras suelen asociarse a la violencia y los cuerpos policiales. Y estas ideas han dificultado su adopción en otros segmentos.

Axis ha presentado la AXIS W110 Body Worn Camera con el objetivo de derribar estas barreras a la adopción. En comparación con cámaras corporales anteriores como la AXIS W100 y la AXIS W101, la AXIS W110 refuerza la apuesta por la discreción: es más pequeña, ligera y fácil de montar. Su diseño se ajusta mejor a las necesidades de los trabajadores de Retail y centros de asistencia sanitaria.

Los desafíos de estos dos sectores, bajo control con la AXIS W110 Body Worn Camera

Como pasa con muchos sectores, el trabajo de los empleados de los sectores de Retail y asistencia sanitaria tiene una cara amarga: tener que lidiar con comportamientos inapropiados, agresivos o violentos. Según una investigación realizada por la Organización Mundial de la Salud, hasta el 62% de los empleados del sector sanitario han experimentado violencia en su lugar de trabajo. Y los datos de la Bureau of Justice Statistics apuntan en la misma dirección: el sector de Retail ocupa el tercer puesto en el índice de víctimas de violencia, solo por detrás de las fuerzas del orden y los profesionales del ámbito de la salud mental.

Los empleados tienen que sentirse seguros y protegidos. La sensación de inseguridad no solo afecta a la retención del personal, sino también a la salud mental de los profesionales y su productividad. En el sector de la asistencia sanitaria, la retención de profesionales de la medicina es actualmente uno de los principales problemas.

La presencia de cámaras wearable es un elemento que puede tener efectos disuasorios sobre conductas inapropiadas y rebajar la tensión antes de que la situación vaya a peor. El National Institute of Justice estadounidense ha hablado precisamente del “efecto suavizador” de una cámara visible, por su capacidad de evitar que algunas situaciones se compliquen e incentivar un comportamiento más civilizado. Las soluciones wearable pueden crear un entorno más seguro, que contribuye a retener a los empleados y atraer visitantes. 

En aquellos casos en los por desgracia tiene que intervenir la justicia, hay un problema añadido y son las restricciones presupuestarias. Con la AXIS W110, se obtienen grabaciones extremadamente seguras y de primera mano que pueden ayudar a reducir los gastos legales derivados de quejas de pacientes o clientes. La AXIS W110 actúa como un elemento disuasivo visible de los comportamientos abusivos al personal y como herramienta para recabar pruebas, lo que puede ser enormemente útil al hacer frente a reclamaciones de responsabilidad o de los seguros.

Una nueva cámara wearable diseñada pensando en los empleados

La AXIS W110 Body Worn Camera es una cámara discreta, compacta y ligera. Los imanes de su parte trasera permiten colocarla fácilmente en la ropa. Y si a todo esto le añadimos su reducido tamaño, es ideal para los profesionales del sector médico, que se la pueden poner en la bata aunque lleven otras cosas. En la versión anterior de la cámara corporal era necesario llevar un pequeño cubo en la cadera, pero en esta nueva versión no hace falta un sensor interno y la batería está dentro de la propia unidad para darle un aspecto más discreto. Este cambio es también clave en el segmento de Retail, puesto que la eliminación de estos elementos abre la puerta a competir con otras tecnologías, como los walkie-talkies.

Sabemos que en el sector sanitario los turnos son largos y, por ello, la AXIS W110, con un diseño más práctico y compacto, ofrece una autonomía de hasta 13 horas en función de la configuración de la cámara, además garantizar la máxima fiabilidad en las grabaciones.

Como ocurre con todas las cámaras corporales Axis, la AXIS W110 forma parte de un sistema con una plataforma abierta, lo que facilita la integración con el sistema de gestión de vídeo (VMS) preferido en cada caso. De este modo, las pruebas de primera mano y con todas las garantías antimanipulación obtenidas con la cámara pueden integrarse fácilmente en el sistema actual y ofrecer información útil para solucionar conflictos y reclamaciones fraudulentas. Y, para reforzar todavía más su utilidad, la AXIS W110 ofrece una calidad de imagen optimizada, mejores resultados con poca luz y captura con movimiento.

Además, al igual que otros modelos de cámara anteriores, la AXIS W110 destaca por su alto nivel de ciberseguridad. Las grabaciones no pueden manipularse y no pueden acceder a ellas personas sin autorización, como el usuario que lleva puesta la cámara. Las grabaciones de vídeo y audio no incumplen lo que estable la Ley HIPAA y solo pueden utilizarse para dejar constancia de situaciones de vulnerabilidad. Además, como la cámara es muy visible, las personas que están delante son perfectamente conscientes de que les están grabando. 

La AXIS W110 mantiene la transmisión en directo incluida en todas las cámaras Axis. Si se conecta a una red wifi, el usuario puede activarla para que los operadores tengan acceso a las grabaciones en tiempo real. 

Las grabaciones de la transmisión en directo se guardan en la nube durante hasta 24 horas, y los administradores y operadores pueden consultarlas y procesarlas durante este periodo de tiempo. Además, la transmisión en directo incluye un búfer anterior de 90 segundos para que la persona que ve las grabaciones pueda hacerse una idea de por qué se ha iniciado la transmisión.

Uso de las grabaciones para formar a los empleados y mejorar sus competencias

Las grabaciones en alta calidad de la cámara wearable pueden utilizarse para documentar el cumplimiento de los protocolos y también de normativas de salud y seguridad. Por ejemplo, en las farmacias de centros sanitarios y de atención al público, la cámara permite certificar el cumplimiento de las normativas de control al contar las pastillas. Las grabaciones obtenidas con cámaras corporales garantizan que se dispensa la medicación correcta y evita la entrega de fármacos a personas sin receta.

Además de repasar situaciones reales, las cámaras pueden utilizarse para formación. Las grabaciones de primera mano permiten identificar áreas de mejora y trabajar en nuevas competencias a través de programas de formación y talleres, sobre todo cuando los recursos de formación son limitados.

Entrada en nuevos sectores

Las cámaras wearable pueden ser útiles en numerosos procesos y con objetivos tan distintos como reforzar la seguridad general y del personal, cumplir las normativas y avanzar en la formación.

La AXIS W110 es un dispositivo con tecnología de última generación que crece al ritmo de sus necesidades. Empezará a comercializarse durante el cuarto trimestre de 2023. Con un diseño más compacto, un sistema de documentación extremadamente seguro y una integración sin fisuras con las soluciones de seguridad y vigilancia actuales, la AXIS W110 permitirá a muchos otros sectores descubrir las ventajas de las soluciones de vídeo wearable más allá de las fuerzas del orden.

Más información sobre las soluciones corporales de Axis
Maria Prieto
 - 
Contacto de prensa
Channel Marketing Specialist, Axis Communications
Teléfono: +34 618 549 369
|
Maria Prieto
To top