Saltar al contenido principal

Cinco pasos para optimizar su inversión en un sistema de seguridad

7 minutes read

Antes de decidir qué sistema de seguridad comprar hay que pensarlo muy bien. A fin de cuentas, un sistema de seguridad puede durar cinco años o más, por lo que si calibra todos los factores importantes al principio puede conseguir un importante ahorro económico y una mejor rentabilidad de la inversión a largo plazo.

Por difícil que parezca, basta con aplicar cinco sencillos pasos para sacar el máximo partido a su inversión. Siguiendo estos pasos podrá elegir el sistema de seguridad más adecuado para su organización y, al mismo tiempo, optimizar su inversión.

 

Paso 1: Elija la cámara en función del valor que aporte

Por obvio que pueda parecer, es importante que empiece preguntándose por qué necesita una cámara. El precio y las funciones del dispositivo son aspectos básicos, pero es fundamental tener claro para qué necesita las cámaras su organización antes de calibrar el valor de las diferentes funciones que ofrecen.

 

En este sentido, la transparencia es vital para saber si las cámaras que está valorando le ofrecerán las prestaciones que busca o las pruebas que necesita. Por ejemplo, ¿va a instalar un sistema de seguridad para controlar los robos y fraudes y proteger así los beneficios en una tienda? ¿Quiere optimizar la producción y evitar los tiempos de inactividad en una fábrica? ¿O bien quiere garantizar la seguridad de sus empleados y de los pasajeros en un medio de transporte público?

 

Los sistemas de seguridad pueden ayudar a su organización de muchas formas diferentes, desde reforzar la seguridad hasta aportar valor a su negocio. Delimitar con precisión para qué necesita exactamente el sistema es un primer paso clave para poder optimizar su inversión.

 

Paso 2: Calcular la influencia del dispositivo en el resto del sistema

A continuación deberá determinar cómo influye la cámara elegida en el resto del sistema. En este cálculo, el almacenamiento es uno de los factores más visibles. Una cámara más barata puede resultar tentadora, pero si su tecnología de compresión únicamente reduce la velocidad de bits para ahorrar en ancho de banda y almacenamiento, el resultado será una pérdida de calidad en las imágenes, lo que choca frontalmente con su motivación inicial para instalar el sistema. En cambio, unas cámaras más avanzadas tal vez tengan un coste inicial superior, pero incorporan algoritmos inteligentes que conservan la información forense esencial a resolución completa y con la velocidad de fotogramas máxima, pero con un tamaño muy inferior. A largo plazo, esta reducción en los costes de almacenamiento le ayudará a recuperar la inversión inicial.

 

Sin embargo, en esta fase los requisitos de almacenamiento y los costes son solo una parte de lo que hay que tener en cuenta. ¿Qué hay de la facilidad de instalación? ¿O la rapidez al configurar los dispositivos y añadirlos a su sistema? 

 

Con determinados modelos de cámara, también hay que tener en cuenta los accesorios necesarios para que el sistema de seguridad se ajuste a sus objetivos. Por ejemplo, si las cámaras elegidas requieren accesorios adicionales para su montaje la instalación será más lenta y más cara de lo previsto inicialmente. Y si no se da cuenta hasta el día de la instalación, existe el riesgo de que todo el proyecto se retrase. Para optimizar la inversión en un sistema de seguridad, es importante abordar los costes con una mirada global, que vaya más allá de los dispositivos en sí. 

 

Paso 3: Realizar una estimación del coste de uso y explotación del sistema

También es importante plantearse qué ocurrirá una vez que el sistema esté operativo, una pregunta que suele pasarse por alto: hay quien acepta los costes de explotación del sistema como un peaje inevitable para cualquier actividad, mientras que otros tal vez ni siquiera le dediquen demasiada atención si en realidad afectan al presupuesto de otro departamento.

 

Sin embargo, la reflexión sobre los costes necesarios para mantener el sistema en marcha es importante para todos los implicados en la inversión en un sistema de seguridad, ya que puede ser el origen del grueso de las pérdidas. Puede que no ataña directamente a su departamento, pero sí afecta a su organización. Y si su empresa pierde dinero a causa de los elevados costes de explotación del sistema, al final su presupuesto también podría sufrir las consecuencias.

 

Por lo tanto, debe tener en cuenta la electricidad, el mantenimiento y los costes de supervisión del sistema en todas las cámaras que esté evaluando.

 

  • ¿Cuánta energía consumen estas cámaras al utilizarlas y cómo se nota en la factura de electricidad?
  • ¿Cuánto almacenamiento necesita para cada cámara y cómo influye en su consumo eléctrico a largo plazo?
  • ¿Incluyen las cámaras prestaciones inteligentes para reducir los costes globales, como soluciones de analítica avanzada en el extremo y con deep learning para minimizar falsas alarmas y acelerar las búsquedas forenses?

 

Los dispositivos que elija determinarán los costes que deberá asumir a lo largo del ciclo de vida del sistema de seguridad.

 

Paso 4: Predecir el impacto del sistema en la actividad de la empresa

Una vez dibujado el mapa general de los costes en las cámaras preseleccionadas, tenga en cuenta el resultado final: ¿Cómo ayudará el sistema a su empresa? ¿Reforzará la eficiencia, reducirá los robos, mejorará el servicio ofrecido a los clientes, contribuirá a crear un entorno más seguro que influirá positivamente en la retención de los empleados?

 

En última instancia, el sistema de seguridad adecuado puede generar valor para su empresa, lo que se traducirá en una mejora de los resultados. Es importante cuantificar cómo influirá el sistema de seguridad en su actividad para poder poner estas ventajas en un lado de la balanza y los costes totales en el otro antes de tomar una decisión.

 

Esta reflexión a menudo requiere la colaboración entre diferentes departamentos para poder valorar desde todos los ángulos cómo afecta el sistema al conjunto de la actividad. Otra ventaja de esta colaboración transversal es la posibilidad de acceder a presupuestos más cuantiosos y de obtener más apoyos a la inversión en el sistema de vigilancia y sus ventajas para la empresa.

 

Paso 5: Tomar la decisión más acertada para su organización

En este último paso deberá evaluar la información obtenida en los pasos anteriores y tener en cuenta todos estos aspectos al tomar la decisión definitiva. Siempre que este proceso le esté aportando alguna información nueva, tanto si es el valor añadido del dispositivo elegido como el cálculo de sus costes de explotación asociados, estará avanzando en la dirección correcta, puesto que ya no estará viendo el sistema de seguridad como una simple compra sino como una inversión que puede reportar beneficios a su organización.

 

Y si completa este ejercicio analizando los diferentes escenarios asociados a la compra de cada dispositivo de seguridad conseguirá optimizar el sistema en beneficio de su empresa. En lugar de decidir a partir del coste inicial, lo hará con una visión a largo plazo y reducirá el riesgo de que se produzcan sorpresas desagradables en relación con los costes en los años venideros.

 

El mejor aliado para elegir el sistema correcto

En todo este proceso, es importante que no esté solo. Planteándose estas preguntas podrá identificar a los socios más comprometidos con el futuro de su empresa. 

 

Es clave buscar aliados capaces de acompañarle en esta reflexión para encontrar el sistema que mejor se ajuste a sus intereses, un sistema que le ofrezca un coste total de propiedad interesante y capaz de dar respuesta a sus necesidades para aportar un valor real a largo plazo.

 

Maria Santafé
 - 
Contacto de prensa
Marketing Specialist, Axis Communications
To top